El diario de Ana Frank

Hace unas semanas leí el cómic El diario de Anne Frank, adaptado por Ari Folman e ilustrado por David Polonsky. No había leído aun el diario completo, de modo que al enterarme de que existía esta versión en novela gráfica pensé que ya tocaba acercarse a la historia de Ana Frank aunque fuera de este modo más sucinto.

No esperaba que una niña de trece años pudiera escribir tan bien, fuera tan madura y tuviera tanto humor como para hacer de su diario adolescente un documento tan interesante por tantos motivos además de por el obvio, conocer algo mejor la época y la situación que trata. No sabía que en su refugio holandés, ‘la casa de atrás’, convivió además de con sus padres y hermana con cuatro personas más: otra familia con un hijo y un dentista con el que Ana tuvo que compartir habitación. Por supuesto, un espacio pequeño en el que conviven tan estrechamente ocho personas de tan distintas personalidades puede ser un hervidero de situaciones interesantes que reflejar en un diario. El escrito es tan completo que hasta incluye un romance entre Ana y Peter, el hijo de la otra familia.

Ana soñaba con ser periodista y escritora. Ojalá supiera que con su diario ha cumplido ambos sueños a lo grande. La calidad de la escritura es impresionante y sus reflexiones son muy actuales por lo que respecta por ejemplo al feminismo, a cómo intuye lo bueno que es conocerse uno mismo y saber dominar las propias emociones y a cómo entiende la felicidad. Esta frase me parece fantástica como ejemplo: Mientras uno siga teniendo esa dicha interior, esa dicha por la naturaleza, por la salud y por tantas otras cosas; mientras uno lleve eso dentro, siempre volverá a ser feliz. La riqueza, la fama, todo se puede perder, pero la dicha en el corazón a lo sumo puede velarse, y siempre, mientras vivas, volverá a hacerte feliz.

Por otra parte, me fascina el carácter que ya, desde tan jovencita tenía. Demuestra una gran personalidad e inteligencia y me han divertido mucho las rabietas sarcásticas que muestra en el diario. Sin embargo, me apena la poca afinidad que muestra por su madre, a la que dice no poder querer por tener caracteres tan distintos y por no ver en ella ninguna cualidad a admirar como madre. A su padre sin embargo le adora, aunque le molesta un poco que no la vea como la persona que ella realmente siente que es.

Una amiga mía, al conocer la existencia del cómic, me comentó si no me parecía una especie de sacrilegio sacrificar un texto que evidentemente no iba a poder aparecer completo en el cómic. Convencidísima, le contesté que no, porque creo que ésta es una manera de acercar la obra y a su autora a gente que a lo mejor, de otra manera, no leería el diario. En otros casos incluso, como el mío, puede conseguir que se quiera profundizar más en el tema tras leer la versión gráfica y acceder a la obra completa. Espero hacerlo pronto.

Pienso que somos muy afortunados de que Ana recibiera su famoso diario de tapas rojas como regalo en su decimotercer cumpleaños, poco antes de que ella y su familia tuvieran que huir a Holanda, porque estoy totalmente de acuerdo con lo que se indica en la ‘Nota de los autores’ del cómic que dice el historiador Alvin Rosenfeld en su libro The end of the Holocaust: “Es muy probable que haya más gente familiarizada con la época nazi a través de la figura de Anne Frank que a través de ninguna otra figura de ese periodo, con la posible excepción del propio Adolf Hitler“.

Anuncios

Un comentario sobre “El diario de Ana Frank

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: