Yoga e informática

En 2004, cuando tomé mi primera clase de yoga, llevaba ya tiempo queriendo probarlo. Supongo que pensaba que era una mezcla entre ejercicio físico y algún tipo de conexión espiritual. Probablemente entonces me imaginara más bien una conexión con algo externo, con una energía superior, supuestamente llena de amor y luz, que sería maravilloso conocer. Lo que no sabía aun era que con lo que el yoga me iba a conectar era conmigo misma, que esa energía, luz y amor estaban dentro de mí.

Lo que destacaría de esta disciplina, además de ser el ejercicio más equilibrado y menos agresivo que conozco, es la idea básica que lo impregna, la de respetarse a uno mismo. No nos sentimos igual cada día ni a cada momento, por lo que es desde esa condición presente, que deberíamos respetar y aceptar, desde donde se trabajan ese día concreto, en ese momento concreto las posturas o asanas. Lo mejor es que esta manera de actuar es extrapolable a la vida diaria. En cuanto observas y aceptas una situación, todo se calma y desde esa calma es desde donde deberíamos actuar para mejorar las cosas.

Normalmente lo practico por la mañana, nada más levantarme, pero en ocasiones también me funciona como una de esas pausas cortas para meditar que tanto se recomiendan -el yoga es en realidad es una meditación en movimiento-. Un día de la semana pasada sin ir más lejos, me encontraba algo perdida, desanimada y sentía que estaba desaprovechando el tiempo porque tenía muchísimas tareas pendientes que quería hacer. Sabía que si me ponía a hacer alguna de esas cosas la haría a lo loco, cuando se trataba de trabajos que hubiera querido disfrutar y no simplemente quitarme de encima. De manera que opté por hacer yoga durante unos minutos. A veces uno piensa que tomarse este tipo de descansos es perder el tiempo y que mejor sería invertirlo en alguna de esas miles de tareas que tenemos -o creemos tener- pendientes, pero, aunque caigo a menudo también en esto, nunca me siento mejor ni más dispuesta a hacer cosas que cuando me tomo esa pequeña pausa de unos minutos para centrarme y calmar mi mente y, por tanto, mi cuerpo -y viceversa-. Resurjo entonces mucho más serena, centrada y con una energía y un optimismo con los que me encanta emprender lo que toque a continuación. Es como hacerte un reset, como utilizar esa primera opción para solucionar problemas que te dan siempre los informáticos: apagar y reiniciar.

Después de mi primera clase de yoga, que me encantó -y que curiosamente fue en Rishikesh (India), ciudad de la que en ocasiones se dice que es la capital del yoga-, practiqué muy intermitentemente y con muy distintos profesores. No fue hasta el verano de 2015 cuando empecé a hacer de esta práctica algo habitual. Hasta ese momento había intentado más bien conseguir la postura que sentir mi cuerpo. A partir de ese verano sin embargo, descubrí más conscientemente la parte de la escucha y el respeto por mi persona en el momento presente. En practicar esto me ha ayudado muchísimo Adriene Mishler con las perfectamente explicadas (en inglés) y divertidas clases que cuelga en su canal de Youtube, Yoga with Adriene.

Acabo con una frase que le escuché decir y que resume muy bien los beneficios del yoga: Time on the mat is time well spent because it’s time that you get to practice listening, que según mi traducción libre sería: El tiempo que pasas sobre la esterilla de yoga está bien empleado porque es tiempo en el que practicas la escucha”.

De todas maneras, como oí decir una vez, si a veces no puedes practicar, no te preocupes, intenta estar conectada con el presente lo máximo posible, eso también es yoga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: