About

El siguiente texto de presentación es con el que inauguré este blog el 7 de junio de 2016. Lo titulé ¡Bienvenidas, contradicciones! y a día de hoy, sigo identificándome totalmente con lo que cuenta.

Aquí va:

“Quería utilizar el primer post de este blog para presentarme, pero aun, a estas alturas, no me atrevo a definirme. Una es tantas cosas y también sus contrarias dependiendo del momento en que se encuentre, que me resulta dificilísimo escoger unos cuantos adjetivos para intentar describirme con ellos.

Mi intención es conocer un poco mejor el mundo y a mí misma con cada uno de los posts que aquí publique, así que ¿por qué autoreducirme a una definición? ¿Por qué presentarme, por ejemplo, encerrada en mi edad oficial, cuando la que importa es la del espíritu? ¿Por qué decir que me gusta esto o lo otro, o que he hecho esto o aquello cuando lo más interesante va a ser lo que vaya conociendo y compartiendo en este blog a partir de ahora?

Por otra parte, si bien no creo que pueda evitar mencionar preferencias, acciones y aficiones de ayeres que aun sigan conmigo, asumo que también puede ocurrir que hoy piense o sienta algo que quizá mañana ya no recuerde o comparta. ¿Qué se le va a hacer? Somos seres volubles, contradictorios y olvidadizos.

Me apetece imaginar sin embargo, que este espacio virtual va a ayudarme a conservar la memoria de cómo era mi yo en el momento de publicación de cada post. No es que tema que este hoy mañana ya no exista, pero sí me resultará (antropológicamente) curioso recordar que un día formó parte de mí.

No obstante, ¿por qué tenemos, algunos de nosotros, esa necesidad de recordar tantas cosas si se nos dice por todas partes (y estamos de acuerdo con ello) que lo que importa es el momento presente (aunque éste irremediablemente esté formado por nuestro pasado y contenga los sueños del futuro que deseamos)? Será porque la identidad de una persona es su memoria.

Sobre lo de ser contradictorio, añadiré que creo que es bueno cambiar de opinión, porque entiendo que esto implica estar abierto a nuevas ideas que puedan hacernos evolucionar y, supuestamente, mejorar. Y ya que tenemos el privilegio de estar vivos y de ser conscientes de estarlo, lo mejor que podemos hacer es abrirnos al mundo y ser esto o aquello según el día que nos toque vivir: alegres, tristes; calmados, guerreros; físicos, espirituales.

Yo no soy blanca ni negra, soy el arcoíris y resultaré de un color u otro dependiendo de las circunstancias del momento (¡y de los ojos que me miren!). Estoy formada por interpretables pedacitos de verdad… y mucha, mucha curiosidad.

¡Ah, al final he acabado reduciéndome a una definición! ¡Bienvenidas, contradicciones!

¿Cuáles son las tuyas?”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: